lunes, febrero 11, 2008

Hoy me siento así...

Actualmente, me encuentro leyendo “Cuentos que me apasionaron” de Ernesto Sabato.

Y hoy, casualmente, me siento igual que el protagonista del relato de Mujica, “El discipulado”.

A continuación, dejo el fragmento con el cual me identifiqué:

“-Empezó cuando madrugaba, cuando todavía me acostaba. Siempre me gustó madrugar, madrugar para ver como el día empieza, verlo cómo se abre, verlo crecer como una planta de luz que se abre desde la raíz, desde la noche. Escuchaba el despertador, aunque casi siempre me despertaba cinco minutos antes, miraba el reloj y corría a apagarlo antes de que sonara, de que me taladrara la cabeza. Después volvía a acostarme, cinco minutos, nada más, por disciplina, cinco minutos nada más. Desde la cama miraba el techo y sentía que no había ninguna razón para levantarme, que nada de lo que me esperaba podía llegar a entusiasmarme. No era que no me gustase, simplemente que no me importaba, que lo mío era eso, no hacer nada. Lo mío era mirar hacia el techo, mirar hacia arriba, mirar nada…Siempre necesitaba un pensamiento, una idea, algo que me diera fuerzas para levantarme, no por vago, vago nunca fui, siempre fui disciplinado…Algo que me diera fuerzas para levantarme y hacer lo que otros hacían, lo que otros habían inventado que yo tenía que hacer si quería vivir como ellos vivían, como a mí no me importaba vivir. Vivir haciendo todas esas cosas que después de un rato me gustaban, cuando la cabeza me empezaba a funcionar, empezaba a tomar velocidad, a moverse, a acelerarse, como la vida en la que me tenía que meter. Pero que en ese momento, en esos cinco minutos, yo sabía que esa vida no era la mía, que lo mío era eso: nada. cada vez me costaba más levantarme, me levantaba igual, por disciplina, a los cinco minutos, pero esos cinco minutos se iban dilatando, iban siendo donde me gusta vivir. Iban ocupando las horas, después los días enteros, quiero decir que cada vez hacía más cosas, el trabajo, la gente, los amigos, la familia, sin ganas, mirando hacia arriba aunque no levantara la cabeza. En todo veía nada, como si siempre viese más allá de lo que miraba, como si todo se fuera transparentando, dejando ver nada en todo lo que veía, nada en lo que no miraba, nada arriba, nada…O todo, pero todo transparentándose, todo en nada…O nada en todo…”

7 comentarios:

marta dijo...

Hola. Gracias por presentarme (sin querer) a un autor nuevo. Voy a conseguir un par de libros de el, "el tunel" es otro que parece bueno.

merXe dijo...

pRecioso fraGment..

m guSta muXisimo leeR y no cnoCia eSe auTor..m guta leeR csas nueVas..

a mi tmbN m paSa q muXas veCes m sieNto iDentificada cn aLgun peRsonaje..

tQ[*]

.ae. dijo...

che Naty, por q cerraron el flog just_the2......????? Estaba re bueno...ja, aunq no me conocen y no las conozco, me re divertia con su flog, entraba siempre!!!

No van a abrir otro>??? :S

Eliz@beth_princess dijo...

Hola, antes que nada quiero desearte un lindo dia del amor y de la amistad, y en realidad es muy bueno el fragmento que presentan, yo tmb lewo mucho ojala y algun dia podamos intercambiar experiencias de libros y autores, un beso

∂яєαму ѕтυρι∂ dijo...

Me gusto el fragmento!
Hola nataly,venia a desearte feliz dia del amor y la amistad!
Cuidatemucho!! ^^

Ãnå dijo...

Nena!!!!
Pasate por mi blog!!!
TE TENGOO UNA SORPRESOTAAA!!!!
BESOS

perfecta ilusa dijo...

princess.. me gusto ese fragmento.. k me dieron ganas d leer =D gracias por pasarte por mi blog.. y espero saber mas de ti..

k pases una bonita semana

y sabes k cuentas conmigo siempree!!

besos