domingo, febrero 24, 2008

...


Pero ¿qué poder ha revelado de pronto, en los ojos tristes y soñadores de esta chiquilla, tanta luz? ¿Quién hizo afluir la sangre a sus pálidas y flacas mejillas y hace que su tierno semblante refleje ahora tan profunda pasión? ¿Por qué se levanta su pecho? ¿Quién, de pronto, ha infundido fuerza, vida y hermosura en el rostro de la pobre muchacha, cuya sonrisa suave brilla y se lanza a una risa ardiente? Y miramos a nuestro alrededor, y buscamos a alguien, y empezamos a presentir, a adivinar…Pero ese momento es pasajero, y quizá ya mañana volvamos a encontrar la mirada lánguida y soñadora de antes, y a ver de nuevo el semblante pálido y la misma indolencia y vulgaridad de movimientos, y hasta algo nuevo, algo como pesar, como huellas de una pena y un enojo paralizadores, por aquel breve instante de animación festiva….Y siente uno tristeza de que la belleza se haya agostado tan pronto e irrevocablemente, de que con lumbre tan falsa y vana haya brillado ante nuestros ojos…:tristeza por no haber tenido tiempo de tomarle el gusto…

jueves, febrero 21, 2008

...


Estoy leyendo “Más allá del bien y del mal” de Nietzsche y ya resalté una serie de frases que me parecieron fantásticas.

Las que tienen un corazón negro al lado son aquellas que me enamoraron...

Frase de hoy:


“La voluntad de superar un afecto no es, a fin de cuentas, más que la voluntad de tener uno o varios afectos diferentes.”

domingo, febrero 17, 2008

El Espejo (dime qué ves)



Cuenta la historia de un niño quien toda su vida ha estado encerrado en su habitación a causa de su fealdad. Se ha encontrado irremediablemente solo en el universo que, a lo largo de sus años, ha construido alrededor de las cuatro paredes de su cuarto.
Su único contacto con la realidad se da a través de su vínculo con una madre extremadamente autoritaria y un padre tanto sumiso como débil.
Sus amigos son personajes que él mismo ha ideado a partir de su propia imaginación, la magia y los cuentos que ha leído.
Está cansado, está triste, está asfixiado......
Quiere irse, quiere fugarse, quiere por fin sentir el gusto de la libertad.....
A su vez, entre la realidad y la fantasía, surge un personaje, que es su propio alter ego femenino, quien sufre en paralelo sus mismos dolores y miedos, deseando apasionadamente que por fin una puerta se abra hacia el afuera, que el encierro termine y la vida tal cual es se despliege con todo el brillo de su propia luz.
¿Qué estamos dispuestos a hacer cuando nuestra libertad está en juego?, ¿cuánto de nosotros mismos somos realmente y cuánto somos "construidos" por los otros?, ¿qué sucedería si en vez de mirarnos con los ojos de los otros, empezáramos a hacerlo a partir de los propios?, son algunas de las preguntas que atraviesa la obra.
"El Espejo dime que ves, es un drama musical que aborda la temática de la estética y de cómo puede influirnos en nuestro cotidiano. Aunque en realidad, la 'estética' es, a la vez, una excusa con el fin de reflexionar sobre el hecho de cómo aquello que dicen sobre nosotros mismos puede convertirse en una cárcel interna.


lunes, febrero 11, 2008

Hoy me siento así...

Actualmente, me encuentro leyendo “Cuentos que me apasionaron” de Ernesto Sabato.

Y hoy, casualmente, me siento igual que el protagonista del relato de Mujica, “El discipulado”.

A continuación, dejo el fragmento con el cual me identifiqué:

“-Empezó cuando madrugaba, cuando todavía me acostaba. Siempre me gustó madrugar, madrugar para ver como el día empieza, verlo cómo se abre, verlo crecer como una planta de luz que se abre desde la raíz, desde la noche. Escuchaba el despertador, aunque casi siempre me despertaba cinco minutos antes, miraba el reloj y corría a apagarlo antes de que sonara, de que me taladrara la cabeza. Después volvía a acostarme, cinco minutos, nada más, por disciplina, cinco minutos nada más. Desde la cama miraba el techo y sentía que no había ninguna razón para levantarme, que nada de lo que me esperaba podía llegar a entusiasmarme. No era que no me gustase, simplemente que no me importaba, que lo mío era eso, no hacer nada. Lo mío era mirar hacia el techo, mirar hacia arriba, mirar nada…Siempre necesitaba un pensamiento, una idea, algo que me diera fuerzas para levantarme, no por vago, vago nunca fui, siempre fui disciplinado…Algo que me diera fuerzas para levantarme y hacer lo que otros hacían, lo que otros habían inventado que yo tenía que hacer si quería vivir como ellos vivían, como a mí no me importaba vivir. Vivir haciendo todas esas cosas que después de un rato me gustaban, cuando la cabeza me empezaba a funcionar, empezaba a tomar velocidad, a moverse, a acelerarse, como la vida en la que me tenía que meter. Pero que en ese momento, en esos cinco minutos, yo sabía que esa vida no era la mía, que lo mío era eso: nada. cada vez me costaba más levantarme, me levantaba igual, por disciplina, a los cinco minutos, pero esos cinco minutos se iban dilatando, iban siendo donde me gusta vivir. Iban ocupando las horas, después los días enteros, quiero decir que cada vez hacía más cosas, el trabajo, la gente, los amigos, la familia, sin ganas, mirando hacia arriba aunque no levantara la cabeza. En todo veía nada, como si siempre viese más allá de lo que miraba, como si todo se fuera transparentando, dejando ver nada en todo lo que veía, nada en lo que no miraba, nada arriba, nada…O todo, pero todo transparentándose, todo en nada…O nada en todo…”

domingo, febrero 10, 2008

Otra noche de teatro...


Estoy contenta porque encontré una maravillosa forma de pasar mis domingos.

Esta vez fui a ver “La Felicidad”.

Sinopsis: Rosa está enamorada de Sergio, pero cree que él no la corresponde en su amor como ella querría. En complicidad con sus padres, pergeña un plan siniestro para hacer realidad la más perfecta de las pasiones. La felicidad de Rosa es un valor que legitima cualquier medio, hasta los más atroces y crueles. Pero la vida percibida como un diseño preconcebido para alcanzar todo lo que se anhela tiende una sutil trampa de la cual nadie puede escapar. Una historia gótica y macabra. Una comedia de simulaciones.

Me gustó mucho y encima conocí a un chico igual a Aaron Carter! Jajaja. De todos modos, me he vuelto tan ermitaña que ya no me interesa hablar con nadie…


Me despido con una frase de la obra:

“Si Sergio llegase a averiguar que nada es cierto, que todo fue un engaño, podría pensar muchas cosas, pero no diría nada. ¿Saben por qué? Porque se sentiría feliz. Y ni él ni nadie cambiaría eso por ninguna estúpida realidad.”

viernes, febrero 08, 2008

When I was a pigeon and the tin man!


Recorriendo diversos álbumes familiares, hallé una foto muy graciosa.

Ésta niña que ven aquí, soy yo, en algún acto escolar, disfrazada de paloma…



¡Ahora sé de donde viene mi fobia hacia las aves y, particularmente, hacia las palomas!

Luego de verme expuesta ante tanta humillación y vergüenza me fue imposible no traumarme…

Freud decía que el síntoma desaparece cuando el paciente consigue detallar el suceso traumático.

¿Será esto cierto? Es simple, mañana mismo intentaré acariciar a un horrible y despreciable pájaro y lo comprobaré.

No es casual que ame a TODO ser vivo menos al homínido y a aquellos que portan plumas…

En la veterinaria donde trabajo no hay animal que no haya pasado por mis bellas y cálidas manos.

En fin, quién sabe…

Es una lástima que no haya encontrado las fotos de cuando actué en “El mago de Oz”. En dicha obra, yo interpretaba al hombre de hojalata.

Hubiera matado por ser “Dorita”, pero ese papel se lo dieron a una pendeja con cabello rubio y rizado…

De todas formas, la maestra fue visionaria al otorgarme ese personaje…



No sé si conocen la historia (yo la amaba) pero a Dorita la acompañan un espantapájaros sin cerebro, un león cobarde y un hombre de estaño sin corazón. Los tres van en busca del mago con las esperanzas de obtener lo que desean (un cerebro, valentía y un corazón, respectivamente).

Y yo aún sigo buscando mi corazón…creo que me fueron dados todos los órganos vitales, menos éste…

jueves, febrero 07, 2008

Donde se come no se coge...

Yo me encontraba trabajando en la veterinaria, cuando un comentario emitido por mi compañera me dejó atónita para el resto de la tarde…

Entró un cliente de unos 25 años, aproximadamente, (bastante atractivo, por cierto) a comprar Artrin para un Mastin Napolitano. Luego de que el joven me abonara el producto, S. (mi compañera) me dijo lo siguiente:

“¡Cómo me gustan los tipos así…timidones…esos en la cama son los mejores!”.

Ante semejante observación, me fue imposible sacarme de la cabeza la imagen de nuestro cliente en las más solazadas situaciones sexuales…



S. es una mina extrovertida y calentona. Está casada pero le echa el ojo a TODOS…

Se la pasa hablando de sexo y haciendo acotaciones que otros, más pudorosos, calificaríamos de “desubicadas”.

En definitiva, S. es como una Ale Rampolla pero más guarra…

Y en mi trabajo, nadie deja títere con cabeza. Lo cual no me sorprende porque en TODOS mis laburos anteriores ocurría más o menos lo mismo:

- D’antuan era un burdel…

- En la oficina de seguros no pasaban grandes cosas pero mi jefe de aquel entonces era un tremendo jeropa. Con Celeste, la chica que trabajaba conmigo, nos metíamos en su PC y nos topábamos con pornografía de todo tipo. Además, Cele y él siempre me recomendaban los mejores albergues transitorios de la zona y hasta se imprimían descuentos de la página Tentaciones.

- El colegio también era un desconche: las maestras son todas unas ligeras de cascos. Y no sólo se intercambiaban fluidos entre profesores, sino que también han habido historias entre padres y educadoras…

Y bueno, no sé cómo será donde ustedes trabajan …pero yo, después de dos o tres experiencias similares, tiendo a generalizar y a crear que en todos lados se cuecen habas.

Y la verdad es que una cosa es hablar de sexo entre amigas, debatir que cosas le gustan a uno, quién traga, quién no, quién conserva intacta la retaguardia, quién la mueve bien, etc. pero si hay algo que no me gusta es “mezclar”.

Hay un refrán que dice que “donde se come, no se caga” pero, como a mi me encanta alterar las frases hechas, diré que, a mi criterio, “donde se come, no se coge”.

...

Ayer fui a cenar a lo de B.

Volví a mi casa a eso de las cuatro de la mañana.

Hablamos de un montón de cosas…

B. me contó acerca de sus vacaciones en Córdoba, sus amores de verano y la posibilidad de irse a vivir con una amiga a Capital, el año entrante.

Pasar tiempo con B. es gratificante ya que ella es capaz de mostrarme todo un mundo que yo desconozco…

Para que se den una idea, B. es lo opuesto a mí:

Simpática, enamoradiza, optimista…

Ella siempre cree estar frente al amor de su vida: se enamora, se ilusiona…vive en un estado de éxtasis perpetuo.

Y cuando sus relaciones no resultan como ella esperaba, lejos de deprimirse, las deja en el olvido y enseguida le encuentra reemplazante a quién creyó que sería su alma gemela.

Yo soy completamente distinta…

Primero que NUNCA me van a oír decir que hallé al hombre de mis sueños.

Segundo, no creo en el amor eterno…(a decir verdad, ni siquiera creo en el amor a secas). Yo considero que NADA ES PARA SIEMPRE y que el estado de enamoramiento se va cuando uno menos lo espera…

Imposible proyectarme a futuro con alguien. A mi entender, lo mejor es “disfrutarlo mientras dura”.

Además, mientras ella se “engancha” con facilidad…yo rara vez siento algo de interés por alguien.

Jamás me enamoré. He pronunciado frases tan ajenas a mí como “te extraño” y “yo también tenía ganas de verte” pero siempre lo hice por compromiso. Nunca lo sentí de verdad…

¿Si me molesta no saber lo que es amar?

No creo. No me interesa el amor ni el noviazgo ni nada que se le parezca…

Mi capacidad de goce es limitada: yo poseo más habilidad para sufrir.

En síntesis, hablar con B. está bueno porque experimento cosas que nunca podré vivir en carne propia y sus relatos son tan lindos que me conformo con ser una mera oyente.

lunes, febrero 04, 2008

EL DIA QUE NIETZSCHE LLORO


Ayer decidí romper con mi enajenante rutina y me fui al teatro La Comedia a ver "El día que Nietzche lloró".

Excelente obra...!

No tengo palabras, simplemente me encantó! Salí de ahí con miles de frases martillándome la cabeza. Debería haberme llevado un cuaderno para anotarlas todas...



Sintesis Argumental: 1890, un momento en el que el incipiente psicoanálisis se ocupa de la histeria y un hoy famosísimo filósofo encarna la desesperanza de la civilización occidental.Freud tiene entonces apenas 24 años y es testigo del encuentro entre su maestro, el doctor Josef Breuer y Friedrich Nietzsche, aquél filósofo maldito precipitado tanto o más que su médico hacia el abismo de sus obsesiones.Esta es la historia de la milagrosa cura de ambos mediante el amor y la amistad.

viernes, febrero 01, 2008

...


Después de ver algunas de mis "creaciones" como alumna me di cuenta de que poseo ciertas cualidades que no puedo seguir desaprovechando...


He aquí sólo algunos ejemplos:


Apuntes de Diseño Gráfico


Leo Di Caprio en once tonos de grises...



Revista que realicé para "Análisis y Producción Periodística". Había elegido como tema,
el juicio político al ex juez Boggiano.


Regreso a la Universidad



Finalmente, hoy me anoté en la Universidad.

Por un momento, la decisión de empezar nuevamente a estudiar, había peligrado: cuando estoy mal, mis convicciones y proyectos no tardan en flaquear…

Comienzo a perder el entusiasmo por las cosas y de golpe todo me resulta vano y carente de sentido…

Sin embargo, me he dado cuenta de que lo único que hago realmente bien es estudiar. Pocas cosas me llenan tanto como aprender, es por eso que este año lo dedicaré PURA y EXCLUSIVAMENTE a instruirme.

Trabajaré de cualquier cosa, para solventar así mis gatos, pero todo mi énfasis estará puesto en la carrera que desee emprender…

Ya que mis relaciones son, en su mayoría, falsas y vacías, optaré por cortar aquellos lazos que, hasta el momento, no me han generado más que molestias.

He malgastado gran parte de mi tiempo con gente que no valía la pena…pero no repetiré los mismo errores…

No más nada, excepto libros. Volveré a ser la Natalia del secundario: aquella cuyo nombre siempre figuraba en el cuadro de honor del colegio.

Las relaciones humanas nunca fueron mi fuerte, en ningún trabajo me destaqué, sin embargo, en el ambiente académico siempre me lucí…sino miren esas notas!


Así que allí estaré, una vez más, leyendo clase a clase el material que ordenan los profesores, contestando preguntas que otros desconocen por su falta de interés, resaltando apuntes y tomando nota de todo aquello que me resulte significativo…

De repente le encontré sentido a mi vida:

El amor no existe…

Los amigos te traicionan, te envidian y se alejan…

El vacío sólo se llena con el conocimiento…


...



Este lugar (ubicado en Victorica 450), que queda apenas a unas cuadras de mi casa, es un hogar para enfermos mentales…

Cada vez que paso por ahí, me digo a mi misma: “Tarde o temprano, vos vas a terminar acá”.

Lo único que espero, ahora que todavía conservo algo de cordura, es que me permitan ver a mi perro. Mientras reciba al menos una visita semanal suya, voy a estar bien…

Sam es mi mejor amigo: compañero, fiel… siempre dispuesto a dar afecto. Es el único que nunca me ha decepcionado.


Estuvo conmigo desde el primer momento…

Todavía recuerdo el día en que nos conocimos: fue en la rural, el 12-04-03…



Ni bien te vi, supe que eras para mí. Mamá quería una hembra. No obstante, yo te observé ahí…aislado de tus hermanitos…solo en un rincón…y me identifiqué con vos. Mientras los demás jugaban, vos estabas echadito y con carita triste…

Supe que necesitabas amor...y me prometí dártelo hasta el final de tus días.




La primera vez que dormimos juntos fue maravillosa…
Cada tanto te escuchaba llorar, seguro extrañabas a tu familia, pero yo te abrazaba fuerte y no dejaba de acariciarte hasta verte cerrar los ojitos…(pensar que ahora sos vos el que me da una pata cuando lloro en las noches).
Ese mismo día me hiciste pis en la cama, guachín! Pero no importa…a vos te lo perdono todo…


Sammy, te amo…el día en que abandones este mundo…mi alma se habrá ido contigo…



video


GRACIAS POR TODO...


Volví...

No estuve actualizando por diversos motivos; en líneas generales puede decirse que me sentía como el culo y no tenía ganas ni de escribir…

Básicamente, más y más de lo mismo, pero con un agregado: la última medicación que me recetó el psiquiatra no sólo no me ha dado resultado sino que hizo que mi depresión se agudizara aún más.

Estuve bastante mal…

Lo que quiero decir es que, por lo general, yo tiendo a magnificar las cosas y, entre ellas, mi malestar. Pero esta vez no hay una pizca de exageración en mi relato: me sentía mal y comencé a pensar seriamente en el suicidio, como hace algunos años atrás…
Para colmo, mis padres se habían ido de vacaciones, por lo que estaba sola la mayor parte del tiempo.

Llegué a ingerir hasta seis pastillas de Tryptanol por día (me han recetado un comprimido diario). Una noche, mi hermano me encontró recostada en su cama, con la medicación y un vaso de agua apoyados sobre la mesa de luz. No había forma de que abriera los ojos así que me zamarreó hasta despertarme. Alarmado por la situación me preguntó qué había tomado.

“Sólo quería sentirme bien”, fue la única respuesta que obtuvo de mi parte.





La culpa fue mía: mi psiquiatra me había recomendado que lo visitara antes de que se fuera de vacaciones, para ver como andaba yo con esta nueva droga…

Pero claro, yo estaba “bien” y pensé que iba a estar mejor aún, así que no volví a verlo. Lo bueno de todo esto es que el otro día descubrí que aún me queda una caja de Citalopram (mi antigua medicación) sin terminar.

Así que aquí estoy: un poco más estable y esperando ansiosa que mi doctor regrese de sus vacaciones, el 9-02. El lunes 11, cientos de otros trastornados y yo, lo estaremos esperando desde temprano con el afán de ser los primeros en ser atendidos.